Saltar al contenido

Sistema circulatorio

El sistema circulatorio es uno de los pocos sistemas que se extienden por todo nuestro cuerpo. Tiene varias funciones vitales para el buen funcionamiento de nuestro organismo y uno de sus principales componentes es el corazón.

En este artículo podrás conocer el sistema circulatorio humano, sus funciones y todos sus componentes.

Sistema circulatorio humano

¿Qué es y cuáles son sus funciones?

El sistema circulatorio, también conocido como sistema cardiovascular, es un sistema de transporte que lleva la sangre a todos los órganos y tejidos del cuerpo. Se conforma por el corazón, los vasos sanguíneos y la sangre. (Más abajo tienes la descripción de todos estos componentes.)

El aparato circulatorio tiene varias funciones, pues al transportar la sangre a todo el cuerpo, este fluido tiene la posibilidad de actuar en el cuerpo ejerciendo funciones de oxigenación, protección y regulación.

A través de los vasos sanguíneos, la sangre puede transitar por el cuerpo y llegar a los órganos para entregar oxígeno y nutrientes a cambio de dióxido de carbono y desechos del metabolismo, estos dos últimos terminan siendo eliminados del cuerpo. Pero el aparato cardiovascular no solo cumple estas funciones.

En resumen, las principales funciones del aparato circulatorio son:

  • Transportar el oxígeno y eliminar el dióxido de carbono del cuerpo.
  • Transportar los nutrientes a todo el cuerpo.
  • Contribuir a eliminar los desechos del cuerpo.
  • Regula la temperatura corporal
  • Protege el cuerpo de diversas infecciones y enfermedades.
  • Interviene en la coagulación de la sangre, a fin de evitar el sangrado en exceso cuando el cuerpo sufre una lesión.

Aquí tienes más información sobre las función del sistema circulatorio.

Tipos de sistema circulatorio

Existen dos tipos de sistemas circulatorios, y estos se pueden diferencias según el recorrido de la sangre que se encuentre en él.

Sistema circulatorio cerrado

Este es el caso del sistema circulatorio del ser humano, y se trata del tipo de sistema circulatorio donde la sangre viaja por el interior de una red de vasos sanguíneos, sin salir de ellos en ningún momento.

Los nutrientes que transporta la sangre llegará a los tejidos a través de difusión.

Además de ser el tipo de sistema circulatorio del ser humano, también se puede encontrar en cualquier otro vertebrado, en los anélidos y los cefalópodos.

Sistema circulatorio abierto

Al contrario que en sistema circulatorio cerrado, en este tipo de sistema, la sangre no va a encontrarse siempre contenida en la red de vasos sanguíneos.

Esta sangre es cierto que viajará por los vasos sanguíneos, pero llegará un punto en el que irrigará directamente sobre las células.

En este caso, podremos encontrar este tipo de sistema circulatorio mayormente en muchos invertebrados.

Órganos que intervienen en el sistema circulatorio

El principal órgano que compone al sistema circular es el corazón, pero también intervienen los pulmones al darle a la sangre el oxígeno, que se necesita para ser llevado a las células del cuerpo.

El corazón bombea la sangre oxigenada a los vasos sanguíneos, aparte de que también interviene en la oxigenación de la sangre que viene con dióxido de carbono una vez que ha transitado por el cuerpo.

Para que el sistema circulatorio cumpla con su principal función, necesita una bomba (el corazón), conductos (los vasos sanguíneos) y un fluido al que bombear (la sangre).

A continuación en te explicamos cada uno de ellos por separado, y todas las funciones de los órganos del sistema circulatorio.

Circulación pulmonar

La circulación pulmonar se refiere a la circulación que tiene que ver con la oxigenación de la sangre pobre en oxígeno por medio del bombeo del corazón en sus cavidades.

¿Cómo se relaciona el sistema circulatorio con el sistema respiratorio?

La sangre sin oxígeno llega al lado derecho del corazón y es enviada por la arteria pulmonar a los pulmones y luego regresa con oxígeno por medio de la vena pulmonar.

circulación pulmonar

Para poder recibir el oxígeno en los pulmones, la sangre debe llegar a los capilares alveolares pulmonares, donde se lleva a cabo un proceso conocido como hematosis. La sangre ya oxigenada, entonces, viaja por las cuatro venas pulmonares a la aurícula izquierda del corazón, para luego dar lugar a la circulación sistémica.

Circulación sistémica

Cuando la sangre ya tiene el oxígeno, esta necesita ser llevada al resto del cuerpo. La sangre con oxígeno empieza a ser bombeada desde el ventrículo y pasa luego a la arteria aorta, para llegar a los vasos capilares. Allí la sangre entrega su oxígeno y recibe dióxido de carbono, luego pasa a las venas para volver, entonces, a la aurícula derecha del corazón.

Circulación cerebral

La circulación cerebral es el tipo de circulación que permite el arribo de la sangre con oxígeno y nutrientes al cerebro. Este órgano recibe el 16% del flujo cardíaco. Y es que, para su tamaño (el 2% del peso corporal) consume una gran cantidad de glucosa y oxígeno a lo largo del día.