Search for:

Sistema circulatorio de los anfibios

El aparato circulatorio de los anfibios no es muy distinto del aparato circulatorio de otros animales más grandes. También posee un líquido que sirve para transportar productos metabólicos y gases, impulsado por el bombeo de un corazón.

Cómo es el sistema circulatorio de los anfibios

Aquí puedes conocer mejor el sistema circulatorio de esta clase de vertebrados.

Sistema circulatorio de los anfibios

La sangre de los anfibios

La sangre de los animales anfibios está conformada por tres tipos de células, los eritrocitos, leucocitos y trombocitos.

Los eritrocitos tienen forma elipsoide y poseen un n√ļcleo. Los leucocitos no tienen diferencia alguna con respecto al de los dem√°s animales vertebrados. Los trombocitos pueden fragmentarse, con el fin de formar plaquetas, del mismo modo que ocurre en organismos superiores, en el hombre, por ejemplo.

El corazón de los anfibios

Por otro lado, el coraz√≥n de los animales anfibios solo posee un ventr√≠culo y dos aur√≠culas. Adem√°s, tiene varias funciones a lo largo de la vida del animal, seg√ļn las necesidades respiratorias.

Estructura del corazón de los anfibios

Como ya se ha mencionado, el corazón de un anfibio tiene 3 cavidades: ventrículo, aurícula derecha y aurícula izquierda. Estas 3 cavidades son clave para que el animal tenga la sangre oxigenada adecuadamente. A continuación podrás aprender cómo circula la sangre en el sistema circulatorio de un anfibio y qué funciones cumplen estas cavidades que posee en su corazón.

La circulación sanguínea en los anfibios

En la hibernación, la sangre arterial y la sangre venosa son mezcladas en el ventrículo, pero en estado de actividad la mezcla se produce en mucho menos cantidad.

De hecho, la sangre venosa se queda en la aurícula derecha, mientras que las venas pulmonares mantienen la sangre recién oxigenada en la aurícula izquierda, y ambas bombean la sangre de manera coordinada para que estas clases de sangre no se mezclen.

La sangre que es bombeada y pasa por las venas pulmonares llega a la aurícula izquierda, mientras que la demás sangre, que viene de los demás órganos y tejidos, llega a través de las venas cavas a la aurícula derecha.

La sangre es expulsada del corazón a través de la aorta ventral, la cual de inmediato está ramificada en dos arterias llamadas arterias pulmocutáneas, que se encargan de transportar la sangre a los pulmones y la piel para el intercambio de gases.

Por su parte, la aorta ventral es la que lleva la sangre a todos los órganos y tejidos del cuerpo.

Para que la sangre arterial y la sangre venosa no se mezclen, las aur√≠culas no se contraen al mismo tiempo. De manera m√°s espec√≠fica, si la arteria derecha est√° llena, esta vierte la sangre al ventr√≠culo, y entonces este √ļltimo se contrae solamente su porci√≥n derecha.

Así, los troncos aórticos se mantienen llenos, mientras que las arterias pulmonares, vacías, lo que permite que se llenen por la diferencia de presión. Mientras tanto, la aurícula derecha se llena y envía la sangre al ventrículo, que termina contrayéndose en su parte izquierda. Al estar llenas con sangre las arterias pulmonares, esta será enviada a los troncos aórticos.

Por otro lado, la linfa también tiene su papel en todo este proceso. El sistema linfático mantiene el equilibrio hídrico, y se forma por corazones linfáticos y vasos linfáticos, los cuales se encargan de llevar la sangre en su recorrido.

Para que entiendas mejor el funcionamiento del sistema circulatorio de los anfibios, aquí tienes un resumen.

Primero, las venas transportan la sangre sin oxigenar, que es la sangre que viene de los tejidos y órganos. Luego, las arterias llevan la sangre oxigenada nuevamente a estas partes del cuerpo.

Para que esto ocurra, toda la sangre ha de pasar por el coraz√≥n, tanto la sangre que viene sin oxigenar por medio de las venas como la sangre oxigenada que transportan las arterias. Estas √ļltimas se ramifican en arter√≠as cut√°neas, que se extienden por la piel. Cabe mencionar tambi√©n que hay sangre que se oxigena en la piel del animal.