Search for:

Sistema circulatorio de los peces

El sistema circulatorio de los peces es cerrado y simple, pero, además de ello, tiene varias características interesantes que en este artículo nos encargamos de describirte. Puedes aprender aquí las partes y funciones del aparato cardiovascular de los peces y entender de qué manera trabaja este sistema en sus cuerpos.

Cómo es el sistema circulatorio de los peces

Ya más arriba te hemos mencionado que el aparato circulatorio de los peces es cerrado y simple. Pero, ¿qué quiere decir eso? A continuación tienes la respuesta.

Qué es un sistema circulatorio cerrado

Cuando se dice que un sistema circulatorio es cerrado, se refiere a que la sangre transita por el interior de los vasos sanguíneos sin salir de ellos. Al llegar a los vasos capilares, los componentes de la sangre son intercambiados a través de difusión con los tejidos. Este tipo de sistema está en prácticamente todos los animales vertebrados.

Qué es un sistema circulatorio simple

Un sistema circulatorio simple implica que la sangre pase una sola vez por el corazón cuando hace un recorrido. Además, indica que el corazón del animal solo posee una aurícula y un ventrículo.

En los peces, la sangre llega al corazón y luego sale hacia las branquias para oxigenarse allí. Después de ello pasa a los tejidos para dejar el oxígeno y, entonces, vuelve al corazón para comenzar un nuevo ciclo.

Partes del aparato circulatorio de los peces

A continuación tienes las descripciones de las 3 partes principales en las que se divide el sistema circulatorio de los peces.

partes del sistema circulatorio de los peces

Corazón

El corazón bombea la sangre y, en el sistema circulatorio de los peces, se sitúa debajo de la faringe y detrás de las branquias. Tanto en los peces de agua salada como en los de agua dulce, el corazón se divide en cuatro partes.

El seno venoso es la primera de estas 4 partes. En ella se recibe, a través de las venas, toda la sangre que viene de recorrer el cuerpo. Luego transporta este fluido a la segunda parte.

La aurícula recibe la sangre del seno venoso. En ella este fluido es pasado al ventrículo, que es una bolsa muscular. El ventrículo pasa la sangre al bulbo arterioso. Y este último se conecta con las arterias que van a las branquias, donde la sangre intercambia el dióxido de carbono por oxígeno.

Después la sangre oxigenada comienza a transitar por la aorta, para distribuirse por las arterias de menor grosor y las arteriolas. Todas ellas se conectan con los órganos y tejidos del cuerpo del animal.

La dirección de la sangre la lleva, entonces, a los vasos capilares, para dar el oxígeno, nutrientes y demás a las células de los tejidos. Luego llega a los vasos venosos, donde es recolectada para transitar nuevamente con destino al corazón y comenzar así un nuevo ciclo.

Los vasos sanguíneos

Los vasos sanguíneos cumplen dos funciones principales. Una es servir de conductos para el transporte de la sangre y la otra, permitir el intercambio de materiales entre la sangre y los tejidos del cuerpo.

Para lograr ambas funciones, los vasos sanguíneos se ramifican y convergen dependiendo del tipo de vaso.

Primero, las arterias reciben la sangre oxigenada, luego, al aproximarse al destino de entrega del oxígeno, estas arterias se van ramificando en arteriolas hasta convertirse en los vasos capilares. Los vasos capilares tienen la facultad de permitir el intercambio gaseoso.

Luego estos vasos capilares van convergiendo hasta formarse los vasos venosos, los cuales llevan de regreso la sangre, esta vez con dióxido de carbono, al corazón.

La sangre

La sangre se compone de células y plasma. Las células que hay en la sangre de los peces son de distintos tipos.

Eritrocitos

Se conocen también como glóbulos rojos y su principal función es la de llevar el oxígeno.

Trombocitos

Estos son muy necesarios para evitar la pérdida de sangre, ya que intervienen en la coagulación de este fluido.

Monocitos

También son llamados macrófagos, y su función es la defensa del cuerpo. Se encargan de “comer” o eliminar cualquier agente que pueda causar daño al organismo, ya sean larvas de parásitos o bacterias.

Linfocitos

Tienen un diámetro de entre 4,5 y 12 micrones. Su labor es marcar a las partículas extrañas y ayudar a los anticuerpos en su trabajo. Estos anticuerpos permiten que los monocitos puedan encontrar a los agentes extraños, uniéndose a ellos.

Granulocitos

Los granulocitos también intervienen en la defensa del organismo. La diferencia de estos con respecto a los monocitos es que atacan solamente a las bacterias.

Células citotóxicas

Atacan a los parásitos protozoarios y defienden al organismo ante tumores.